Pronóstico Astrológico para el año 2021

45 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro

Estamos ante un año contradictorio desde el principio: avanzamos y retrocedemos al mismo tiempo.

Esta crisis, que ha sido buena para destapar las miserias del sistema, que nadie quería ver. Ha demostrado que es más fácil repetir una idea, por boca de ganso, que observar con nuestros propios ojos.

Ahora ya sabemos, que no teníamos la mejor sanidad del mundo, ni el mejor sistema bancario ¿recordáis la crisis anterior?, ni nuestro gobierno autonómico es la maravilla que asombra al mundo occidental, ni tenemos la mejor generación, ni ganamos siempre Eurovisión, ni  siquiera somos los más guays del universo. Por eso, es buen momento para regenerarnos a fondo, sin caer en el cainismo y ni en la revancha.

El signo de los tiempos empieza a cambiar, ahora llega la Era de Acuario, al principio todo irá lentamente y con muchas dudas, pero con el tiempo se impondrá una  nueva mentalidad, acompañada de señales inequívocas de  este nuevo despertar de la humanidad que cambiara n de forma definitiva  nuestros hábitos y maneras. Al principio, lo más evidente serán las continuas contradicciones, llegando en muchos momentos al absurdo. Lo que hasta ayer era una realidad incuestionable, hoy será  negada por todos.

Basta echar un vistazo, a la carta astral de este año, para darnos cuenta, de la gran cantidad las líneas rojas que se ven a simple vista; todas ellas representan dificultades o aspectos negativos, generadores por definición, de tensiones y obstáculos en nuestra vida terrestre.

El año pasado, ya avisábamos, de lo rápido que te puede cambiar la vida, como ocurrió en el 2020. Hablábamos entonces, de  6 eclipses (este año afortunadamente volvemos a los  4 habituales). Pues bien, ahora en el 2021, continuamos sin dar soluciones a los problemas y al final, todo lo dejamos al albur de la providencia y sin nadie que se atreva a concretar ningún plan de desarrollo a largo plazo.

El axioma astrológico dice: “como es arriba, es abajo” y, allí arriba, en el cielo, dominan las oposiciones y las cuadraturas entre los distintos planetas, por tanto seguiremos sin encontrar una forma de actuar decidida y brillante, para el progreso de nuestra sociedad.

Es verdad que caminamos hacia una nueva era, la de Acuario, más humana, liberadora, tecnológica y espiritual. Los astrólogos, no nos ponemos de acuerdo, con el momento exacto del nacimiento de esta nueva época [1], marcada por la precesión de los equinoccios. Las eras son largos periodos de tiempos que duran entorno a unos 2160 años, que se mueven de forma inversa a los signos del zodiaco y como hay doce, el tiempo en dar un giro completo es de 25.776 años, conocido como el año Platónico. La era anterior fue la de Piscis, marcada por el cristianismo, el sufrimiento y la renuncia a la naturaleza.

La era de Acuario, es ahora señalada como una edad de oro idílica, que traerá el hermanamiento del mundo, la paz y prosperidad. Yo sin embargo, no soy tan inocente, el ser humano lleva un gen egoísta que nos hace destructivos; aunque tarde o temprano comprendamos, que nuestro único objetivo debe ser la generosidad  y el progreso.

En diciembre del 2020, hubo una concatenación muy significativa de eventos claves para activar esta NUEVA ERA

  • 14 de diciembre de 2020: eclipse solar total
  • 17 de diciembre de 2020: Saturno entra en Acuario
  • 18 de diciembre de 2020: Sol en conjunción con el Centro Galáctico
  • 19 de diciembre de 2020: Júpiter entra en Acuario
  • 21 de diciembre de 2020: conjunción Júpiter-Saturno a 0° Acuario

A todo esto, hay que añadir, la triple conjunción que actuó durante todo el 2020, y que ahora se  deshace.

Júpiter y Saturno, pasan al signo de Acuario, haciendo una  GRAN MUTACIÓN, al ingresar en un signo de aire, dejando atrás a Plutón en Capricornio. La última vez que Júpiter y Saturno se encontraron en esta situación fue en 1405 [2] cuando se construyeron las bases del humanismo renacentista, cuya idea principal, fue poner al ser humano, en el centro del pensamiento. Los ciclos de Júpiter-Saturno, afectan a la economía, la cultura, la política y los gobiernos.

Estos dos planetas llamados Cronocratores [3], siempre indican cambios sociales profundos aunque lentos y complejos; generando a su vez, muchas resistencias, incertidumbre y miedos.

Curiosamente este año, veremos aparecer muchos avances médicos en enfermedades degenerativas, que aunque no son la panacea, como para erradicarlas, si lograrán dar con mecanismos que las controlen. Si fuéramos mal pensados, diríamos que alguien las estaba guardando en un cajón y que ahora empiezan a salir a la luz.

Por otro lado, caminamos hacia un mundo más censurado y vigilado, al tiempo que las personas dejan de creer, ciegamente en sus líderes. El cambio más evidente, de esta nueva era de Acuario, es el fuerte individualismo y el descredito de la política.

El benefactor Júpiter y señor del tiempo Saturno, están en una conjunción casi perfecta y junto a ellos esta  Plutón, confirmando que los planetas nos abren una puerta de esperanza, pero por un tiempo limitado. Se trata de un Katún de 20 años, donde tenemos que olvidar conflictos y aunar esfuerzos, para afrontar las difíciles situaciones  que se nos vienen encima. Para mí, se tratara de algún evento planetario, que puede hacernos mucho daño. Todo pasa por algo, nada es casual y todo nos aporta una enseñanza y un camino a seguir, si bien, ahora tenemos una prorroga que debemos aprovechar.

¿Cuáles pueden ser estas amenazas? Acuario, es un signo de aire, que además rige la astrología y la astronomía. Sin duda, tenemos que enfrentarnos al hecho, de que el peligro está en el aire o en el cielo, es posible que tropecemos con alguna roca de gran tamaño en nuestro camino. También señala, que debemos iniciar la conquista del espacio exterior.

Este signo también rige internet y los avances científicos. Parece claro, a raíz de la expansión de la Covid-19, que la investigación mundial sobre enfermedades y su vigilancia, han dejado mucho que desear  y requiere de una depuración de personas y de normas, para evitar nuevos brotes de otras enfermedades que obliguen a paralizar el mundo y más al ver , el oscuro origen del brote.

A la pregunta de si, ¿volverán a producirse otras pandemias? la respuesta es sí; por lo tanto, la única opción inteligente es estar preparados. ¿Cuánto tiempo tardara en someterse el virus actual? la respuesta es, que durante este 2021 seguiremos con él, como protagonista de nuestras vidas, con varios de rebrotes, unas veces más agresivo y otras más suave. Si bien, estamos preocupados por este virus, no es menos cierto que hay una larga lista de otros microorganismos peligrosos, a los que deberíamos prestar igual atención, puesto que pueden llegar a expandirse o conjugarse con este. Todo este  proceso, tiene un factor estocástico, que se nos escapa de las manos, pues aunque  construyamos un modelo de referencia, nunca sirve, porque lo importante son los elementos “aparénteme” aleatorios de cada instante presente.

La cuestión que habrá que investigar será la conexión entre estos  virus (este y otros anteriores) y las enfermedades degenerativas como el Cáncer, ELA…

España

España, regida por Sagitario, seguirá en una situación difícil. La casa X, el gobierno, sigue estando vacía, lo que da idea de la falta de un liderazgo definido, esto nos lleva a la búsqueda de acuerdos;  que al final producen la insatisfacción de todas las partes y determinan  líneas de actuación erráticas. Aunque parece que la coalición de gobierno está a salvo, después de la aprobación de los presupuestos. La realidad es más delicada, de hecho a finales de abril se empezará  a tensar otra vez cuerda  y hay un peligro cierto, de ruptura del pacto de legislatura en Mayo (Júpiter y Saturno, reciben ahí todos los golpes)

El Nodo Sur de la luna, el llamado punto de depuración, está en Sagitario y lógicamente en el extremo opuesto,  el Nodo Norte, está en Géminis y allí seguirá hasta el 19 de enero del 22. Señalando un periodo de limpieza y purificación, donde tenemos que limpiara y revisar nuestro pasado o Karma reciente, como ya empezamos a notar durante el 2020. Se volverán a cuestionar ciertos artículos de la Constitución y de nuestro estado autonómico; al tiempo, que se agravan los enfrentamientos territoriales, mientras el gobierno tratara de escurrir el bulto.

Sagitario está en la casa III (intelectualidad, medios de comunicación, transporte, y comercio) que unido al Nodo Norte o Dharma, nos informa de la dirección o misión actual. Provocando grandes cambios, en los medios de comunicación, que cada vez están más diversificados y son menos influyentes; pero a la vez más críticos con el sistema.  La aparición de medios de transporte más baratos, van a revolucionar nuestra movilidad (con el tiempo, llegaran a ser gratis dentro de la ciudad, para conseguir unas urbes más peatonales). En cuanto al comercio, solo pueden sobrevivir los muy  especializados. Por último y muy importante, es que el nivel intelectual de nuestro país, al igual que el del resto del mundo, está bajando de forma alarmante, de tal manera, que cualquier tarea importante tiene que ser llegada a cabo por enormes equipos de operarios, consumiendo grandes recursos y para escasos  resultados. Solo hace falta recordar, con lo poquito que llegamos a la Luna y la incapacidad que tenemos hoy día para hacer lo mismo. Estamos ante la generación más incapaz de la historia y paradójicamente es la que más medios tiene a su alcance.

En la casa IV (la oposición), esta interceptada por el Sol y Mercurio, que recibe aspectos positivos. Esto, por un lado, indica como al final se van imponiendo la política de bloques entre los distintos partidos políticos, para así tener más fuerza y hacer frente a los rivales, lo que indica un batiburrillo de concesiones complejas para canalizar la energía.

Con respecto al problema catalán, Plutón su regente natural, está mal aspectado con la luna (la población) y Marte (la agitación), por tanto, vemos una bajada en el voto nacionalista más radical que podría reducirse más, si se cortaran los medios ocultos de financiación.

El subterráneo Plutón, al que algunos achacan la pandemia, especialmente su expansión  fuera de China [4]. Es un planeta chiquitito pero matón, que contiene, dos relaciones negativas, una con la variable Luna y otra con el incendiario Marte, al que yo, califique el año pasado de peligroso, por encontrarse “feral” o sea, cual fiera salvaje.  Al final nos trajo un brutal destrozo de la economía y el bienestar. Ahora tiene una mala disposición, pero no tan siniestra; por lo que, seguiremos con bastantes dificultades para encarrilar nuestro desarrollo. Aunque esta vez contamos con un tiempo importante para reformar gran parte de los fallos de nuestro sistema. Plutón hace un trígono con el Ascendente, reflejando que habrá que adaptarse a vivir con la Covid-19. El virus indudablemente mutará y volverá a hacernos pupa, pero poco a poco se irá haciendo  más manejable.

Para la cuestión económica debemos detenernos en la Casa II, que está bajo el signo de Libra y completamente vacía. Su regente Venus (la calma, la indolencia, el deseo, el juego), esta al ladito del karma y los dos ¡oh casualidad!, enfrentados al Medio Cielo (Poder), en otras palabras, tenemos lo que nos merecemos y no hacemos nada bien. Vamos a ver, la crisis es muy fuerte, pero nunca hemos tenido tantos medios para esquivarla. Solo necesitamos que la lluvia de millones que esperamos, no vayan a manos especulativas o improductivas. Todos nosotros vivimos desde hace años en una “economía-ficción”. El dinero ya no responde a ningún patrón de respaldo, lo que unido a la realidad actual, donde  nadie es rentable en términos productivos; hace que estemos navegando por aguas turbulentas, que si por casualidad colapsara nos devolvería de golpe a la era preindustrial.  Pero, mientras se mantenga este engaño, que nadie quiere derribar, porque produce ingentes cantidades de dinero inexistente, con solo darle a una tecla del ordenador, seguiremos viviendo en el mundo de la piruleta.

El dinero de Bruselas llegara, pero que nadie espere trenes llenos de billetes, en realidad solo se trata de ajustes contables, nadie nos está dando su dinero de verdad (de hecho, solo existe un 5% de dinero físico). El caso es que este dinero inventado, debería de servirnos para hacer frente a la crisis. Pero sin duda, habrá que tomar medidas estructurales profundas. Puesto que nuestro PIB seguirá contrayéndose (sobre un 20%), la deuda pública, subirá llegando a cifras impagables del 150%. Pero lo malo no es esto, lo malo es tomar decisiones equivocadas y no cambiar la dinámica de nuestra economía. Sobre todo, urge, el desarrollo de una tecnología innovadora: desde las energías renovables, la robótica y la investigación biomédica a las telecomunicaciones o el desarrollo de un turismo de más calidad. Sin olvidar la construcción y las vías de comunicación; al tiempo que mejoramos el medio ambiente y desarrollamos ciudades más sostenibles y humanas.

Los astros nos indican, que al igual que cayó nuestra economía en un pasado, porque los cristianos viejos y los hidalgos, consideraban pernicioso el trabajo y los negocios. Hoy seguimos en las mismas, hemos fomentado el trabajo subordinado y está mal visto ser empresario o patrón en cualquier actividad; amén de las innumerables trabas de las que se encarga nuestra burocracia. Esta situación, deberíamos cambiarla con una educación activa desde pequeños, donde se fomente la iniciativa y se premie la innovación y el talento.

En nuestro recorrido por la bóveda celeste, nos detenemos ahora , en el sector VI curiosamente es el que informa sobre el trabajo, pero también de los servicios sanitarios, las fabricas, las industrias químicas, la policía y la alimentación y como no…las epidemias, no podría estar todo mejor expresado y conectado.

Este lugar, está ocupado por su regente natural Neptuno, pero cuando está mal aspectado, como es el caso, habla de pandemias, las traiciones, el caos. Indicando falta de organización y de estrategia para resolver los problemas. La cuestión es bastante simple, no se necesita ni tantos medios, ni tanto dinero, para resolver las cosas.  Lo que se necesita es, otro sistema de salud a la altura de los tiempos. Y llegará, aunque no lo quieran los lobbys actuales, que solo les interesa mantener su cuota de poder y que todo pase por sus manos, como si hacer un test de embarazo o de saliva tuviera una gran dificultad.

Afortunadamente, la telemedicina, la teleducación o el trabajo en casa, poco a poco se impondrán, como ocurrió con los bancos, los periódicos o las telefonistas. Además, si esto si se hace bien, evitara gran parte del abandono rural. Es cierto que los sistemas informáticos, no están lo suficientemente desarrollados en este momento, pero la llegada de la inteligencia artificial, está cada vez más cerca.

El paro seguirá siendo enorme, pero debemos aceptar que gran parte de la gente ya no podrá trabajar nunca y tendrá que subsidiarse. Este Neptuno, que hace cuadraturas con Venus y con el Medio Cielo, nos habla de la volatilidad del trabajo, que cada vez será menos fijo y más basado en objetivos; por eso, el tema ya no será el esfuerzo, si no la valía para los nuevos tiempos. Conducir camiones, trenes o hacer surcos rectos, no necesitaran el trabajo humano.

La parte buena, es que tendremos más tiempo, más ocio y más necesidades culturales; por el contrario estaremos más controlados y al final se harán más visibles los problemas mentales y  la soledad de nuestra sociedad.

Tanto el Medio Cielo (el Poder, el Gobierno), como la Luna (la población, lo femenino,) solo parecen recibir malos aspectos, indicando como la democracia representativa actual; cada vez sufrirá mas criticas, lo que unido a un poder judicial con continuos choques de criterios por los resquicios legales, hace pensar en lo frágil de nuestro sistema.

Hasta ahora, aceptamos el hecho de que los representantes decidan por nosotros; sobre cualquier tema y esta es precisamente una de las cuestiones que se debería subsanar. Los ciudadanos son libres de pensar y no tienen por qué subscribir a pie y juntillas, todo lo que diga un partido, aunque lo haya votado. Se puede tener una idea contra el aborto y otra a favor de la eutanasia, ¿por qué regla de tres, no se puede ser liberal y querer un mínimo vital para todos o que la salud dental, este dentro de la seguridad social?  Nadie, medianamente normal, puede estar de acuerdo con todo o en contra de todo.

Para evitar, la gran manipulación actual se hace necesaria una democracia directa. Y aunque nadie lo diga, deben  existir los votos técnicos o especializados, con más valor para casos específicos. Los famosos comités de expertos con nombres, apellidos y argumentaciones visibles en cada caso. Como hemos dicho muchas veces, la política debería traer la felicidad a las personas y nunca el enfrentamiento, como los que estamos viviendo ahora. Y por encima de todo, no limitar la libertad de expresión, en su sentido más autentico, para poder expresarte sin que te amenacen o descalifiquen, todos los troles maliciosos de la red.

Por último y no menos interesante, son todos los malos aspectos de Saturno (las restricciones y el agotamiento) con Júpiter (la iglesia y la magistratura) en Acuario (la nueva espiritualidad), recibiendo muchos conflictos con la Luna, Marte y Urano. Es muy posible que sea el primer paso para el fin de las religiones establecidas. La espiritualidad, igual que las opiniones son muy personales y no tienen porque aceptarse de manera total y menos que la impongan unos sobre otros.

Por último no quiero dejar de comentar la cuadratura Júpiter-Urano, que puede generar movimientos sísmicos de cierta importancia.

Castilla La Mancha

La Comunidad está regida por Mercurio; pero esta vez, recibe buenas energías tanto del Sol como de Neptuno. Este último, que ya señalábamos como uno de los planetas implicados en la incidencia de la Covid-19, nos informa que a pesar de los rebrotes, la Mancha, no saldrá tan mal parada como otras regiones.

El problema de la despoblación en nuestra Comunidad (Virgo), sigue siendo  importante; pero fácilmente remediable con la implantación efectiva de las nuevas tecnologías; aunque seguiremos sin ver  una clara apuesta  de nuestras autoridades.

Mercurio sextil con Neptuno, nos lleva inevitablemente al tema del agua, siempre con el pleito de quitar a nuestros agricultores para beneficiar a otros. Hoy día sí, se quiere, se puede resolver el problema de forma definitiva; tanto con infraestructuras (la famosa tubería manchega o nuevos embalses), como por medio de cultivos sostenibles adaptados al medio.

Además, no debemos dejar que lugares emblemáticos como las tablas de Daimiel, el Guadiana o Tajo, se queden por debajo del nivel aceptable. Este año, habrá agua para nuestro campo de forma tranquila, a excepción del verano, que la luna en Leo, puede estropear muchas vacaciones, por las fuertes tormentas.

La agricultura, se va a renovar, como indican los astros y cada vez se irán expandiendo nuevos cultivos con una mejor mecanización durante la producción, que nos hace cada vez  más competitivos. Sera un año de excelentes vinos y aceites; pero con el problema de la perdida de muchos mercados exteriores, por lo cual habrá que dar mayor calidad a los productos, evitando el fraude al consumidor.

La ganadería, como decimos ya desde hace varios años, está en un punto muy crítico, es difícil que pueda continuar sin cambios de estrategia fundamentales.

La industria de la región, sigue muy apegada a la agricultura, como si no tuviéramos capacidad para otras formas de desarrollo, con más margen de beneficio y calidad en el empleo.

En la Casa V, está habitada por Júpiter y Saturno, con malos aspectos;  por tanto tenemos otro año complicado para el desarrollo de este sector, aunque poco a poco se irán abriendo museos y actividades culturales, otros sin embargo ya no volverán a hacerlo. Hay que recordar, que el turismo que conocemos morirá de éxito; por eso, hay que abrirse de forma definitiva a las nuevas tecnologías, a la realidad virtual y pensar en aportar cosas nuevas. No podemos creernos “la pera”, en un mundo que ofrece lugares fascinantes. Nadie va a perder el tiempo en visitar un pequeño museo, que para verlo hay que concertar día, que cuesta casi lo mismo que ver el Prado, para descubrir que se trata de cuatro paneles o cuatro objetos comprados a un trapero.

La excepción pueden ser los castillos, este tiene que ser un gran año para reactivar y mejorar un patrimonio muy olvidado y singular.

En los medios de comunicación (Mercurio), se vislumbran por fin,  nuevos tramos de vías ferroviarias, incluida la conexión con Toledo. En el lado negativo, seguiremos con numerosos pasos a nivel peligrosos.

Las autovías a Portugal y la conexión de Ciudad Real a Toledo, siguen dormidas; solo se moverán proyectos en papel y solo algunas partidas. Parece mentira, que con la inmejorable situación geográfica de nuestra provincia, que está en el centro del eje Oeste-Este,  Valencia con Lisboa y en el centro de la línea Sur –Norte, desde el puerto de Algeciras a Canfranc; no tengamos la ambición para conseguirlo. Es ahora y con ayudas europeas, cuando tenemos la oportunidad, no la dejemos escapar o se nos condenara por muchos años.

[1] Desde el año 1760 de Carlos Carneado, a los astrónomos más quisquillosos que lo fijan en el 2600, aunque la mayoría de astrólogos coinciden, con un periodo, que abarca de los años 60 del siglo pasado, con la revolución hippie, hasta algún momento del S.XXI.

[2] Esta fue la última conjunción de los cronocratores  Júpiter – Saturno en el signo de  Acuario, dentro del Ciclo de Aire, que ocurrió del 1186 (nacimiento de las universidades) a 1405(el renacimiento italiano)

[3] “los que gobiernan el tiempo”

[4] aunque Neptuno es el  planeta mas referenciado para este tipo de enfermedades

Estás a un click de entrar en miles de hogares... ¿Te Atreves?